Global Navigation

Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala

Main Navigation

Sub-Navigation

NOTICIAS

Content

COMUNICADO SOBRE LA MUERTE DEL PRESIDENTE

GERALD R. FORD

METROPOLITANO MYKHAYIL
Arzobispo de New York
Metropolitano de Toda América y la Diáspora
Iglesia Ortodoxa Autocéfala Ucraniana

NEW YORK, Diciembre 27, 2006: En nombre del jerarca, clero, religiosos y fieles de la  Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala del Norte y Sur de América y la Diáspora, extiendo nuestras condolencias a la ex Primera Dama, Betty Ford y a la familia Ford, sobre la muerte del Presidente Gerald R. Ford del 26 de Diciembre. El 38° presidente de los Estados Unidos  deja detrás un legado lleno de lecciones, no solo para aquellos de nosotros que somos Ciudadanos de Estados Unidos, sino para todos la gente de buena fe alrededor del globo.

El Presidente Ford, un miembro del Congreso de los Estados Unidos por mucho tiempo, no tuvo ambiciones de ascender a la presidencia, pero humildemente aceptó esta responsabilidad cuando fue llamado a servir a su patria. A través de su espíritu bondadoso, modesto carácter y sabiduría cuando se enfrentó con decisiones difíciles, el Presidente fue capaz de restaurar la unidad a la nación y el respeto durante uno de los tiempos más divisorios en la historia del país.Por sus esfuerzos,  él es recordado por los historiadores como "el  gran sanador".

Su don de sanar no solo se limitó a sus años en la Oficina Oval, sino que el Presidente Ford procedió a convertirse en un apoyo constante del trabajo de su esposa Betty en establecer la ahora famosa "Clínica Betty Ford", una instalación avanzada que fue un esfuerzo pionero en reconocer y alcanzar a miles que sufren del estigma físico y social de la adicción y la depresión. Gracias al coraje de la Sra. Ford y al estímulo del Presidente Ford, millones de personas han podido llegar a recobrarse de su enfermedad y reclamar vidas de dignidad, en incontables instalaciones a través del mundo que han  tomado de modelo las ideas compasivas de los Ford.

Como cristianos. creemos en la inmortalidad del alma humana y tomamos el ejemplo de quienes se han marchado antes que nosotros en la peregrinaje de la fe. Gerald Ford fue un hombre de profunda fe y Dios le dio la distinción de ser  el Presidente de los Estados Unidos que haya vivido la mayor cantidad de años sobre la tierra. Nos unimos a la nación y al mundo orando que su alma se regocije descansar en la paz de Dios con todos los santos en los cielos y, que su memoria entre nosotros sea eterna.

Blessed Repose & Eternal Memory!
Blazheni Spokoy I Vichnaya Pamyat'!
Descanso Bendito y Eterna Memoria!

+METROPOLITANO MYKHAYIL
El Mas Rev. Michael Javchak Champion, DD., MA Th.
Arzobispo de Nueva York
Metropolitano de Toda Amárica y la Diáspora
Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala

Sidebar

Footer